Instalaciones de desmineralización de resinas

La desmineralización es un proceso químico basado en la capacidad de las resinas sintéticas para fijar cationes y aniones, liberando agua “desmineralizada”.

Cómo funcionan las plantas de desmineralización de resinas

La tecnología de los desmineralizadores se basa en las propiedades químicas que caracterizan a las resinas de intercambio iónico, matrices poliméricas de origen sintético.

Estas resinas están provistas de grupos funcionales activos, anclados a la matriz, capaces de intercambiar sus iones móviles con iones de la misma carga contenidos en las soluciones con las que entran en contacto.

En la práctica, gracias a la desmineralización del agua, las sales disueltas se retienen y permiten la depuración parcial o total de los efluentes diluidos o concentrados.

Desmineralización del agua: la técnica de intercambio iónico

La técnica de intercambio iónico se utiliza ampliamente en el campo de la depuración y en el tratamiento de aguas primarias y es particularmente adecuada para la desmineralización.

En general, las principales aplicaciones de los sistemas de intercambio iónico se refieren a:

  1. Ablandamiento del agua
  2. Producción de agua desmineralizada
  3. Reciclaje del agua de lavado
  4. Eliminación de metales pesados o sustancias no deseadas

Por qué elegir una instalación de desmineralización

Las instalaciones de desmineralización con técnica de intercambio iónico son particularmente útiles y ventajosas en varios frentes:

  • producción de agua de mayor calidad que un sistema de membranas
  • consumo de energía reducido
  • no hay agua para drenar (excepto los eluidos producidos durante la regeneración)
  • intervenciones de mantenimiento mínimas
  • ideal para operación de recirculación en líneas de lavado final en túneles de pretratamiento
Instalaciones de desmineralización