Instalaciones biológicas

Este tipo de instalación es adecuada para la depuración de aguas residuales municipales y/o industriales, si asimilables a las municipales (es decir liadas a las actividades productivas que se caracterizan principalmente por cargas orgánicas, más o menos continuas).

Instalaciones biológicas

Los tipos de depuración biológica, para el tratamiento de aguas residuales municipales, pueden resumirse de la siguiente manera:

  1. Instalaciones de lodos activos basadas en la depuración que se aplica mediante una masa bacteriana en suspensión. Desde hace tiempo se han impuesto por su gran flexibilidad de operación, por los espacios relativamente reducidos que necesitan y por el costo suficientemente contenido de la instalación.
  2. Instalaciones de filtros coladores, basadas en la depuración actuada por una masa bacteriana y otros organismos que se desarrollan sobre un soporte fijo. Se caracterizan por la sencillez de operación y reducción de los costos de operación.
  3. Instalaciones de biodiscos, basadas en el esquema fundamental típico de los filtros coladores, utilizan, como soporte para la masa bacteriana, los discos apropiados en plástico, puestos en rotación, y parcialmente sumergidos en las aguas residuales a tratar. Son especialmente adecuados para pequeñas y medianas comunidades. En estas aplicaciones son una mejora con respecto a los filtros coladores, manteniendo al mismo tiempo bajo consumo de energía.
  4. Instalaciones de membrana, nacen del acoplamiento de los convencionales procesos de lodos activos con los procesos de filtración de membranas semi-permeables. Las principales ventajas de esta tecnología se encuentran en la posibilidad de eliminar o reducir la unidad de sedimentación después del sector biológico, orgánico, por lo tanto en la posibilidad de reducir drásticamente el tamaño de las instalaciones. La separación lodo-agua, de hecho, es controlada por una membrana semipermeable y no condicionada por la capacidad de decantación de lodos activados.

Photogallery